Alimentación

La primera comida del día es, sin duda, la más importante para el niño: le aporta los nutrientes necesarios para que desarrolle su actividad física e intelectual a lo largo de la mañana y contribuye a que su dieta diaria sea más equilibrada.
La importancia del desayuno
Cuando se levanta, el pequeño lleva unas 12 horas sin comer y necesita nutrientes para encarar el día. En este sentido, el desayuno debe aportarle entre un 20 y un 35% de su energía diaria, algo especialmente importante en los niños menores de 5 años, a quienes les resulta más difícil cubrir sus necesidades nutricionales con el resto de las ingestas diarias. Los expertos recomiendan que el desayuno ideal esté compuesto de un lácteo (yogur o leche), que aporta calcio y proteínas; cereales (molidos o galletas) o pan, con hidratos de carbono que proporcionan energía y fruta o zumo, que contienen vitaminas y además, fibra. A partir de los 18 meses no está de más incluir el aceite de oliva, y desde los 2 años, jamón york o huevo duro.

Desayuno de campeón

Un desayuno 10:
· 1/2 vaso de zumo de manzana: aporta fibra de excelente calidad.
· 1 vaso de leche con Cola Cao®: aporta calcio y fósforo, que contribuyen a un crecimiento y desarrollo normal de los huesos de los niños.
· 2 o 3 puñados de cereales de desayuno enriquecidos: aportan mucha energía, vitaminas y minerales.
bannerbajocolacao.jpg