TU FAMILIA

Prepara su mochila

A nuestros hijos les encanta estrenar mochila y material escolar. Pero a los padres nos suelen asaltar las mismas dudas: ¿Qué tipo de mochila es la más idónea? ¿Qué cosas son imprescindibles y cuáles se pueden quedar en casa? ¿Irá el niño demasiado cargado?

Para elegir la mochila ideal hay que tener en cuenta que en Primaria, el peso de la mochila no debe superar el 10% del peso de los niños. En Secundaria, ésta puede ya corresponder al 15% de su peso, pero nunca más. Un peso excesivo se convierte en un factor de riesgo de lesiones.
 
En cuanto al tamaño, la mochila no debe ser mayor que el torso del niño. Las ideales son aquellas con tirantes anchos, extensibles y acolchados, con un cinturón a nivel del abdomen que permitirá distribuir mejor el peso.
 
Resulta muy útil que la mochila disponga de varios compartimentos para distribuir los objetivos que el niño transportará.
 
Hay expertos que se decantan por el uso de las mochilas de espalda, siempre que vayan bien colocadas y con el peso correcto, antes que las de ruedas, ya que éstas últimas pueden generar una rotación del tronco poco recomendable para la columna de los pequeños.
Cómo prepararla
Aunque seamos los padres quienes en principio supervisemos esta tarea, es conveniente acostumbrar al niño a que se prepare él la mochila. Lo ideal es que se la deje preparada por la noche, para que las prisas de la mañana no favorezcan el olvido de algunas cosas.
Entre los objetos imprescindibles que no deben faltar a diario en la mochila, se encuentran: un estuche con lápices, gomas, bolígrafos y sacapuntas; libretas; los libros y cuadernillos que exija el colegio y el bocadillo para el almuerzo.